YerbaSana.cl
Sanate con hierbas, Salud Natural
Para Publicar haga click aqui | Categorías

/ Miércoles 17 de Septiembre del año 2008 / 12:56 Horas.

Bioautorregulacion aparatos para medir cambios fisicos y mentales
Terapia que se basa en principios científicos establecidos...

BIOAUTORREGULACIÓN

Aparatos para regular funciones vitales

El polígrafo o detector de mentiras que las autoridades penales de algunos países utilizan no es más que uno de los numerosos aparatos e instrumentos que se han inventado para medir cambios en los estados físico y mental de las personas. Los terapeutas usan estas máquinas para hacer que sus pacientes puedan observar realmente dichos cambios (por ejemplo, su temperatura corporal o el patrón de sus ondas cerebrales) y enseñarles después a regularlos mediante técnicas de RELAJACIÓN Y RESPIRACION, la TERAPIA POR VISUALIZACIÓN y la MEDITACIÓN. A este proceso de aprendizaje se lo llama bioautorregulación.

Los aparatos no influyen en absoluto en las funciones corporales: sencillamente proporcionan información sobre ellas. Una vez que la persona adquiere pericia para reconocer y regular sus reacciones, puede empezar a mitigar síntomas adversos como la ANSIEDAD y la PRESIÓN ARTERIAL alta.

No se sabe con certeza cómo funcionan las técnicas de bioautorregulación pero hay pruebas fehacientes de que influyen en el sistema nervioso autónomo, el cual gobierna funciones como la presión arterial, la temperatura de la piel, la digestión y la TENSIÓN MUSCULAR, respuestas que hasta hace poco se pensaba que eran completamente involuntarias. La bioautorregu-lación ha servido para demostrar que las personas pueden aprender a ejercer cierto control sobre esas funciones. Aplicaciones de la terapia La bioautorregulación puede emplearse para aprender técnicas de relajación y meditación y para ayudar a combatir diversas enfermedades. Por ejemplo, algunas personas han aprendido a prevenir ataques de MIGRAÑA y de DOLOR DE CABEZA por tensión (que se relacionan con tener las manos frías) aumentando a voluntad la temperatura de sus extremidades.

El medidor de la temperatura manual se usa para determinar el nivel de ansiedad, pues las manos tienden a enfriarse conforme ésta aumenta. El medidor de la resistencia eléctrica de la piel es similar a un detector de mentiras y también se emplea para cuantificar la ansiedad u el temor.

Muchas personas recurren a esta forma de terapia para regular su presión arterial sin tomar medicamentos, y con ayuda de ella es posible aprender técnicas de respiración para controlar la HIPERVENTILACIÓN, un síntoma común de pánico y ansiedad. Se afirma también que muchos trastornos relacionados con el estrés pueden prevenirse utilizando la bioautorregulación para aprender a relajarse en momentos específicos del día.

En busca del terapeuta adecuado Muchos psicólogos y médicos toman cursos de especialización en técnicas de bioautorregulación para aplicarlas en hospitales y consultorios privados. El medio más directo para conseguir una cita con alguno de ellos es pedir información en alguna institución de salud pública o en una clínica particular.

La consulta Es común que el paciente bus-que ayuda para aprender a relajarse o a vencer trastornos físicos o psicológicos concretos. El terapeuta elige el aparato más adecuado y explica su funcionamiento (por ejemplo, un medidor de la resistencia eléctrica de la piel si la persona padece ansiedad o un medidor de la temperatura manual si sufre dolor de cabeza); luego lo fija a la parte apropiada del cuerpo del paciente para que éste pueda ver u oír la señal que mide sus respuestas.

Pero antes de iniciar el adiestramiento, el terapeúta explicará que la fuerza de voluntad sola no basta para producir cambios en los estados físicos que se están midiendo. A la persona se le pedirá que trate de ocasionar un cambio según las respuestas sometidas a prueba: por ejemplo, aumentar la temperatura de su mano o disminuir la tensión de sus músculos faciales.

La mayoría de los pacientes confiesan que cuanto más empeño ponen en lograrlo, tanto más tensos se sienten. Para superar esta dificultad el terapeuta dispone de varias técnicas especiales, entre ellas la respiración diafragmática, la relajación muscular progresiva , la autosugestión, la visualización y la meditación. Casi todas estas técnicas implican prescindir de la voluntad consciente y tratar de modificar el estado físico de manera indirecta o usando la imaginación; a este proceso se lo llama "voluntad pasiva". Una vez que el paciente aprende la técnica, la señal del aparato cambia, lo que indica que ha influido en su estado físico. Esto le permite alcanzar el dominio del proceso de voluntad pasiva pues sabe cuándo está obteniendo resultados y puede ajustar sus respuestas consecuentemente.

Para que la bioautorregulación resulte eficaz la persona también debe practicarla en casa sin ayuda de los aparatos. Las sesiones de adiestramiento suelen ser seis (una cada semana), y la terapia termina cuando el paciente logra controlar voluntariamente sus respuestas físicas. A partir de entonces conservar la buena salud depende de practicar con regularidad lo aprendido.

Autoayuda Hay aparatos de bioautorregulación que pueden usarse en casa para aprender a relajarse.

El punto de vista ortodoxo

La bioautorregulación es una de las pocas terapias no ortodoxas que se basan en principios científicos establecidos. La mayoría de los aparatos que emplea fueron diseñados originalmente para aplicarse en investigaciones clínicas y experimentales, y las respuestas que miden son reconocidas por los médicos como indicadores exactos de procesos corporales. Aunque los médicos no saben cómo influyen en dichas funciones actividades como la meditación y la respiración, admiten que éstas a menudo producen cambios mensurables.

En un estudio realizado en la década de 1970 con personas que tomaban medicamentos antihipertensores se encontró que, después de aprender la bioautorregulación, casi la tercera parte de ellas podía normalizar su presión arterial sin necesidad de fármacos. Y en otro experimento se comprobó que la técnica ayudaba a cuatro de cada cinco enfermos de migraña a mitigar sus síntomas.

Los "relojes'" corporales o "ciclos" internos llamados "biorritmos". Los ciclos físico y emocional fueron descritos por primera vez hacia 1900 por los médicos Wilhelm Fliess y Herman Swoboda, cada uno por su parte, y el tercero fue descubierto por el ingeniero Alfred Teltscher unos 20 años después.

El ciclo físico dura 23 días y supuesta-mente gobierna la fuerza muscular, la resistencia, la confianza en uno mismo, el impulso sexual, la inmunidad a las enfermedades y la rapidez de recuperación; el emocional dura 28 días y al parecer regula el estado de ánimo, las reacciones nerviosas y la aptitud creativa; el intelectual, en cambio, se prolonga durante 33 días e interviene en la capacidad de tomar decisiones, la memoria y el aprendizaje.

Los ciclos de una persona pueden registrarse en forma gráfica como ondas que fluctúan arriba y abajo de una línea horizontal llamada línea cero. La gráfica proporciona un cuadro de los altibajos y de los días "precautorios" que dicha persona puede esperar en las semanas venideras. Aplicaciones Se considera que todo el mundo puede obtener provecho de conocer la relación entre sus biorritmos y sus pautas de comportamiento habituales. Una gráfica es incapaz de predecir con absoluta certeza si alguien va a sufrir un accidente o a contraer un resfriado pero puede ayudar a prevenir ambos contratiempos. Se dice que si se fija la fecha de una operación quirúrgica con ayuda de una gráfica de biorritmos, pueden aumentar las probabilidades de recuperación del paciente, aunque esta afirmación no cuenta con fundamento científico.

Determinación de biorritmos Hay algunas agencias dedicadas a realizar pronósticos biorrítmicos computarizados con vigencia de 6 a 12 meses, las cuales se anuncian en publicaciones naturistas. Otra opción es consultar libros sobre el tema y trazar uno mismo su propia gráfica.

El punto de vista ortodoxo

La teoría de los biorritmos constituye una explicación aceptable de las fluctuaciones del estado anímico de los seres humanos, pero para muchos médicos es inexacta y por eso no puede ser tomada como fundamento científico para predecir comportamientos ni para ayudar a los pacientes.

Se sabe que nuestra actividad vital está sujeta a ritmos regulares: el cuerpo tiene "relojes" internos que regulan la temperatura, los niveles de hormonas, el ciclo menstrual en las mujeres y otras funciones. La rotación de la Tierra induce en nosotros los periodos diarios de vigilia y sueño, y las estaciones del año producen cambios en nuestra actividad y estado de ánimo; además, los científicos han demostrado que en ciertos momentos del día las personas alcanzan la plenitud de sus funciones.

Pero aún no es posible establecer con exactitud la función de los biorritmos en el estado de salud de las personas. Aunque hay muchos casos bien documentados que confirman la hipótesis de que en ciertos días somos más propensos a las enfermedades (como el de Cristina Onassis, cuya muerte repentina se produjo un día en que sus tres ciclos estaban en fase pasiva), no hay pruebas irrefutables al respecto.




YerbaSana.cl - Terapias alternativas - Biomagnetismo
biomagnetismo a domicilio en rancagua
Terapia alternativa con imanes
terapias de sanaciÓn reconectiva
Sanación del cuerpo, la mente, y el espíritu
centro médico arboroa terapias alternativas
Terapeutas y kinesiologos
biomagnetismo terapia con imanes
Sesiones de biomagnetismo en santiago
terapias alternativas en rancagua yoga
Flores de bach sintergetica acupuntura bioenergetica
cursos de biomagnetismo
Cursos de biomagnetismo en santiago
curso biomagnetismo nivel ii bioenergetica
Las clases comienzan a mediados de agosto
curso de biomagnetismo centro de capacitación
Testeo biomagnético y bioenergético certificación iso
biomagnetismo, desintoxicacion ionica, ictioterapia
Sanacion, limpieza, toxinas

Ver todo el listado de Biomagnetismo



Su aviso ha sido visto 5501 veces

Sitios amigos SerAgro.cl JaJa.cl AviMetro.com Rie.cl Destacados