YerbaSana.cl
Sanate con hierbas, Salud Natural
Para Publicar haga click aqui | Categorías

/ Lunes 22 de Diciembre del año 2008 / 20:04 Horas.

Los medicamentos la industria farmaceutica remedios
Uso terapeutico de plantas peligros de los farmacos...

MEDICAMENTOS
Desde sus orígenes, el ser humano ha mantenido una búsqueda incesante de medicamentos: sustancias cuyo efecto sobre el organismo les confiere la capacidad de combatir y aliviar las enfermedades. El uso terapéutico de tinturas, infusiones, ungüentos, cataplasmas y otros preparados de plantas medicinales data de la más remota antigüedad.
Hace unos cuatro milenios los egipcios creyeron haber encontrado la panacea universal: una hoja de oro o plata con la que envolvían los remedios de uso interno (en realidad, esa práctica impedía la absorción de la sustancia en el tubo digestivo, por lo que resultaba ineficaz).
La difusión del conocimiento y los descubrimientos geográficos del Renacimiento enriquecieron la farmacopea medieval con remedios de la Antigüedad clásica y con aportes de Asia y América. Para el siglo XVII, el oficio de apotecario (especialista en la preparación y el suministro de medicamentos) se hallaba tan arraigado como el de médico, curandero tradicional, charlatán y brujo.

La industria farmacéutica moderna nació en 1834, cuando los apotecarios franceses inventaron la cápsula de gelatina. Al fin las medicinas pudieron tomarse sin notar su sabor, a menudo desagradable; además, sus efectos eran más duraderos, ya que los principios activos se absorbían lentamente a medida que la gelatina se disolvía en el intestino. Los remedios tradicionales empezaron a perder terreno y, a fines del siglo pasado, el vendedor ambulante que pregonaba las virtudes de un elixir capaz de curarlo todo dio su lugar al agente farmacéutico que visitaba a los médicos para convencerlos de la eficacia de cierto medicamento de patente para tratar una enfermedad específica.


El auge farmacéutico En la actualidad, se calcula que los medicamentos representan alrededor de 12% de los costos totales de la atención médica. En algunos países desarrollados, el costo real de los fármacos prescritos anualmente es cinco veces mayor que hace 40 años.
Aunque no está claro si la expansión de la industria farmacéutica es causa o consecuencia del aumento en las prescripciones médicas, ambos hechos son innegables y tienen numerosas repercusiones.
Los médicos clínicos prescriben unas tres cuartas partes de los medicamentos que se venden, y los laboratorios farmacéuticos dirigen a ellos la mayor parte de su publicidad: folletos, muestras gratuitas y visitas de agentes, en lo cual invierten sumas considerables. La inversión vale la pena, pues, en general, produce ventas por un valor 10 veces superior.
También el público ha desempeñado un papel importante en el auge farmacéutico. En ciertos paises industrializados, cerca de 60% de la población toma al menos un medicamento en un momento dado, y se calcula que sólo la mitad de ese porcentaje lo hace por prescripción médica. Además, en la mayoría de los hogares hay por lo menos una medicina de patente cuya venta no requiere prescripción.

Los peligros ocultos Muchos médicos y pacientes han llegado a creer que todo tratamiento exige la prescripción de uno o más medicamentos, pero se trata de una idea equivocada y peligrosa. Ciertos riesgos se derivan de una práctica incompetente: otros, de malentendidos entre médicos y laboratorios farmacéuticos: otros más, de errores de los pacientes y, en raras ocasiones, de una experimentación inadecuada o insuficiente antes de que un producto salga a la venta.
Al estudiar 50.000 recetas emitidas en un hospital de enseñanza estadounidense, se descubrió que 6.250 de ellas suponían una prescripción excesiva: dosis demasiado altas o frecuentes, o ambas cosas. Además, como la letra de los médicos no siempre es legible, puede ocurrir que la receta sea interpretada incorrectamente por el farmacéutico o por el paciente. El uso de computadoras en la práctica médica contribuye a evitar ese tipo de errores, pero aún no se ha generalizado.
Una vez prescrito el medicamento, el paciente puede no usar la receta, lo que sucede en 10 a 15% de los casos. Otras veces compra la medicina, pero no la toma: se estima que así ocurre con la cuarta parte de las prescripciones. No obstante, lo más frecuente es que el paciente interrumpa el tratamiento, casi siempre porque se siente mejor y cree erróneamente que se ha curado al haber cedido los síntomas.
Algunas personas, sobre todo los ancianos, malinterpretan o no entienden las instrucciones del médico y siguen tomando un medicamento demasiado tiempo, a veces después de empezar a tomar otro destinado a sustituirlo.

Otro peligro de los fármacos es el de las interacciones, es decir, los efectos indeseables que en ocasiones se producen cuando se toman dos o más medicamentos al mismo tiempo. (Por ejemplo, está contraindicado tomar analgésicos como la aspirina, el ibuprofén y el acetaminofén si se está bajo tratamiento con anticoagulantes, diuréticos o anticonvulsivos, pues hay alto riesgo de sufrir sangrados gástricos o de desarrollar ÚLCERAS.) Por eso, al recibir una prescripción, es muy importante informar al médico sobre cualquier otra medicina que se esté tomando.
La industria farmacéutica somete sus productos a pruebas rigurosas antes de sacarlos al mercado. Lamentablemente, esta práctica no está exenta de errores, que pueden resultar trágicos, como el que se cometió a finales de la década de 1950 con la talidomida, un sedante que causó graves anomalías congénitas a los bebés de las mujeres que lo tomaron durante los primeros meses del embarazo.
A veces es el propio padecimiento lo que obliga a correr un riesgo. Ciertas infecciones gastrointestinales graves, como la fiebre tifoidea, exigen el uso de cloranfenicol pese a que éste puede producir anemia aplásica y dañar la médula ósea, entre otros efectos secundarios adversos. Infortunadamente, otros antibióticos resultan ineficaces en esos casos.
Por último, está el peligro de las sobredosis. Solamente en el Reino Unido, los casos de hospitalización por sobredosis, accidentales o no, ascienden a 200.000 cada año, y de ellos 4.000 causan la muerte. Por otra parte, se calcula que uno de cada seis pacientes hospitalizados en ese país padece los efectos secundarios de un fármaco prescrito por un médico. (ENFERMEDADES IATROGÉNICAS.)
A pesar de los riesgos, el consumo de fármacos de patente sigue siendo excesivo. Quizá la explicación radique en los motivos inconscientes por los que algunos médicos extienden recetas y algunos pacientes esperan recibirlas.
Sea como sea, conviene insistir en que los medicamentos pueden hacer más daño que beneficio si no se siguen escrupulosamente las indicaciones del médico en cuanto a dosis, distribución de las tomas en el día y suspensión de su empleo.




YerbaSana.cl - Terapias alternativas - Homeopatía
medicina integrativa centro aleman stgo
Bernd ross, naturopata aleman terapias oncologicas
diplomado 2013 en medicina natural científica
Masaje, drenaje linfático manualnueva medicina germánica
diplomado homeopatia y naturopatia holistica
Estudie solo los sabados
nuez de la india adelgazante natural
Solo por 19 y 20 de junio nuez de la india a solo!!! $6,500 sobre con 12 semi
examen para detectar enfermedades antes que se desarrollen
Electro dermal screening eds
producto natural para los huesos
Bebida natural con minerales y vitamina d
la mejor web para comprar productos agel
Agel españa, comprar agel, precios agel, productos agel, agel
medico cirujano homeopata
Enfermedades agudas cronicas
homeopatia-iridologia
Consulta

Ver todo el listado de Homeopatía



Su aviso ha sido visto 6059 veces

Sitios amigos SerAgro.cl JaJa.cl AviMetro.com Rie.cl Destacados