YerbaSana.cl
Sanate con hierbas, Salud Natural
Para Publicar haga click aqui | Categorías

/ Lunes 3 de Junio del año 2013 / 22:43 Horas.

La respiracion y sus propiedades tecnicas de respiracion
La relajacion y la respiracion ...

EL PODER DE LA RESPIRACIÓN

RESPIRACIÓN Y DESEMPEÑO EXCEPCIONAL

Entonces Yaveh Dios formó al hombre con polvo del suelo e insufló en sus narices

aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente.

Génesis 2:7.

(Texto tomado de Nueva Biblia de Jerusalén.

En todas las culturas de la historia, la respiración fue considerada la más importante de las funciones del cuerpo. El momento en que cesaba, determinaba el momento de la muerte. Recientemente, y en medio de una gran controversia, la medicina moderna intentó alterar este principio de la sabi­duría antigua. El tiempo de vida humano se mide entre el primero y el último aliento. Por encima de esta reconocida supremacía de lo biológico, la respiración también fue univer­salmente considerada un importante instrumento para el de­sarrollo físico, psicológico y espiritual.

La respiración siempre se vio como algo más que un sim­ple reflejo instintivo destinado a satisfacer la necesidad de oxí­geno del cuerpo. Posiblemente, sólo el mundo occidental mo derno constituya una excepción en este aspecto. Durante milenios, se supuso que la respiración conscientemente con­trolada puede usarse como una técnica para expandir la ener­gía mental y física. El control de la respiración se aplicó para curar heridas y enfermedades, prolongar la vida y alcanzar estados alterados de conciencia. Técnicas especiales y especí­ficas fueron perfeccionadas con el fin de llevarnos a trascen­der los límites de las facultades físicas y mentales que experi­mentamos en la vida cotidiana.

El acto de respirar tiene también una dimensión espiri­tual. La respiración y la espiritualidad están. en los hechos, indisolublemente ligadas entre sí. Una de las razones por las cuales la espiritualidad perdió su posición sagrada en nues­tras culturas occidentales modernas es que, hasta hace poco, nuestro mundo científico tendía a echar la espiritualidad por la borda, como si fuera un lastre. En el siglo XIX, la ideología del materialismo científico, que condujo al rechazo de la espiritualidad, llegó a ser incorporada como pensamiento po­pular común. Mientras que, cuando se la considera dentro de un contexto cultural e histórico más amplio, constituye en realidad una visión del mundo muy peculiar, fantasiosa y discordante si se la compara con otras múltiples concepcio­nes acerca de la naturaleza del mundo, a las que la humani­dad fue recurriendo a lo largo de su historia.

En Occidente, la concepción «científica» del mundo evolu­cionó durante los últimos 300 años, principalmente bajo la influencia de Descartes, Newton y Darwin. Ellos crearon un modelo mental y objetivo de un mundo totalmente formado por materia inerte. Este conjunto de conceptos, de hecho apartó a los occidentales de la dimensión espiritual de la vida, por­que la experiencia mental quedó dominada por modelos de pensamiento materialistas y lógico-racionales. A su vez, las filosofías orientales antiguas han mantenido su integridad, a pesar de que durante un siglo se expandió de manera agresi­va, una visión del mundo, «moderna» y reduccionista, que toma a la materia como punto de origen. Las tradiciones orientales, en cambio, parten de la psiquis y de la experiencia espiritual, como la realidad fundamental. Toman en cuenta la unidad de todo lo vivo que hay en el universo, y la unidad entre la huma­nidad y la totalidad de lo que existe.

Hasta hace muy poco tiempo, estas dos visiones eran, en apariencia, irreconciliables y se las consideraba antagónicas. El occidental medio tendía a creer que la concepción «científi­ca moderna» de la realidad reemplazaría gradualmente las antiguas supersticiones de Oriente. En la actualidad, este supuesto quedó en una posición totalmente invertida. Es un sacudón, nada sagrado, que proviene del interior de la región más sagrada del pensamiento occidental: la ciencia física. A medida que se iba desplegando, durante el siglo XX, la com­prensión de lo que implican tanto la mecánica cuántica como la teoría de la relatividad, la física fue ingresando en la visión popular. En busca de un puerto en este aparente caos absolu­to, muchos físicos teóricos buscaron un punto de referencia intelectual en Oriente. De allí provienen relatos antiguos acerca de la naturaleza de la realidad fundamental que, a diferencia del materialismo científico en el que fueron educados, ofrecen un contexto más pertinente para los descubrimientos realiza­dos.

Cuando el caparazón de la aparente superioridad intelec­tual comenzó fisurarse, empezaron a ser revaloradas las for­mas, varias veces milenarias, que los orientales tienen para describir el mundo. Ya no se pueden descartar como si fueran simples supersticiones porque, en apariencia, brindan una imagen más precisa acerca de la verdad científicamente reve­lada. Ahora se requiere una ampliación del punto de vista oc­cidental para acomodarlas, y no el movimiento contrario. En algunos casos, las hipótesis de investigación actuales son ex­traídas de los antiguos textos hindúes y chinos. Una vez más se está cerrando el círculo del mito, la religión y la ciencia, a pesar de la resistencia que ofrecen muchos de los investigado­res de la que se considera «ciencia oficial».

También la medicina occidental comenzó a interesarse, por ejemplo, en la acupuntura y en otras técnicas médicas. Aun cuando los efectos que estas producen resulten muy difi­ciles de explicar, son tomados en consideración con mucha seriedad, porque surgen de una manera completamente dife­rente de describir el funcionamiento del cuerpo. Por esta y otras razones, comienza a aceptarse que son muy estrechos los límites establecidos para referirse a las facultades huma­nas, tanto físicas como mentales. Se realizaron investigacio­nes modernas orientadas a los yoguis de la India y se probó que, mediante el poder de la voluntad, pueden manipular sus funciones corporales en formas previamente consideradas como supranaturales.

Buena parte del interés en las tradiciones orientales manifestado por la medicina occidental tuvo su origen en los pro­blemas del estrés. Este fenómeno parece inextricablemente ligado con el industrialismo y el estilo de vida moderno, y se esparció con ellos por todo el mundo. Ahora está bastante aceptado que las terapias basadas en drogas, aplicadas en general por la medicina de Occidente, no pueden proporcio­nar una solución a largo plazo para los problemas del estrés y, en los hechos, podría agudizarlos. El problema del estrés está forzando a la medicina a aceptar que la unidad mente­cuerpo es real. Para tratar este síndrome característico de la vida moderna, se requieren métodos que restablezcan la ar­monía natural entre cuerpo, mente y espíritu.

Hace unas pocas décadas que en Occidente fueron intro­ducidas las técnicas de relajación y meditación sólo destina­das a lograr precisamente eso. La mayoría de ellas tiene una gran deuda con las tradiciones orientales, e incluye ejercicios físicos, en los cuales el control de la respiración juega un rol destacado. Esto puede ser apenas el comienzo de una vasta tendencia social que transformará por completo la manera en que distribuimos los recursos humanos. Russell (1984) seña­la que la agricultura era la principal ocupación económica en el planeta, en el 1900. La industria se fue expandiendo con rapidez a medida que avanzaba el siglo. En Occidente, a co­mienzos de la década del '70, la información y la comunica­ción empezaron a ser las áreas de mayor actividad económica. Sugiere que alrededor del año 2000, la economía estará domi­nada por ocupaciones relacionadas con la exploración y el desarrollo del potencial psíquico de los seres humanos.

El control consciente de la respiración podría jugar un rol central en esta nueva ocupación humana. Aún debemos apren­der mucho acerca de los recursos latentes que las técnicas de la respiración podrían liberar en el ser humano. El conoci­miento que todos tenemos se fue acumulando durante varios miles de años, especialmente a través de la búsqueda de introspección y meditación. La única tecnología disponible para asistir en este proceso de investigación era muy primitiva. La tecnología moderna nos capacita, por ejemplo, para medir minuto a minuto, los cambios que se van produciendo en la química corporal durante la meditación y otros estados alte­rados de conciencia. Por lo tanto, se puede confiar en que el progreso a realizar en este campo será aún mayor. Tal vez se demuestre que aprender a respirar de manera adecuada po­dría ser la llave para acceder al tesoro del potencial que todos poseemos.

Con frecuencia se afirma que sólo usamos el 10 por cien­to del total del potencial mental que está a nuestra disposi­ción. Al parecer, esta es una estimación excesiva. Es probable que ni siquiera usemos el 1 por ciento, incluso tal vez se trate del 0,1 por ciento, o quizás menos. Los límites manifiestos del cerebro humano son los límites al uso que nosotros le impo­nemos, y los límites de aquello que creemos posible (Russell, The Brain Book, 1984).

Desde hace largo tiempo se conoce que, en algunas situa­ciones extremas, las personas pueden comportarse de mane­ras extraordinarias (hiperdesempeño), que exceden amplia mente los límites de lo que ellos mismos, o algún observador, podría razonablemente esperar. Madres que, para salvar a sus hijos, levantan autos usando sólo sus manos; personas ente­rradas vivas que sobreviven, sin comida ni agua, durante pe­ríodos increíbles y personas que, en una emergencia, son ca­paces de recibir señales telepáticas desde el otro extremo del mundo, sobre todo cuando alguien emocionalmente relacio­nado con ellas está en peligro. Esta lista podría continuar in­definidamente. La evidencia de tales fenómenos es muy con­vincente. Sin embargo, sólo hace poco tiempo que los fenóme­nos de hiperdesempeño comenzaron a ser investigados con seriedad, generalmente con la intención de ampliar el rendi­miento de los atletas. Los factores comunes asociados con el hiperdesempeño son: situaciones de emergencia, que inclu­yen fuertes reacciones emocionales y, por parte del que mani­fiesta el comportamiento excepcional, un tremendo impulso de preservarse a sí mismo o de ayudar a otros.

Actualmente, el elemento psíquico es aceptado como par­te del entrenamiento deportivo. No es posible alcanzar los topes de desempeño mediante el simple entrenamiento mecáni­co del cuerpo. Se necesita poner en juego a la mente. Hasta cierto punto, esto siempre fue reconocido, pero ahora el ele­mento psíquico está adquiriendo formas explícitas y sistemá­ticas en lo que se refiere al entrenamiento de atletas. Por ejem­plo, si el desarrollo muscular se intensifica con la visualización mental de algunas maniobras: se dice que los resultados son mejores que los obtenidos con el entrenamiento fisico conven­cional.

Numerosos esfuerzos se están realizando para obtener un cuadro completo de la influencia de la psiquis en el cuerpo. El objetivo principal es identificar los factores cruciales en las ocasiones en que se demuestra un desempeño destacado. Uno de los ejemplos más famosos de marcas tope en los deportes fue el registro mundial excepcional en salto en largo, por par­te del norteamericano Bob Beamon -en los Juegos Olímpicos de 1968-; en esa increíble ocasión agregó 21,5 pulgadas a su registro anterior. Errnst Jokl, profesor de Neurología en la Uni­versidad de Kentucky, describió el hecho como «el máximo logro individual que registró la historia del atletismo» y agregó que era «totalmente inexplicable». La propia descripción de Beamon acerca de lo ocurrido no informa demasiado: «Me hallaba asustado. Me imaginé que la presión estaba encima de mí. Estaba entre el tiempo y el espacio». (Watson, 1987).

La última afirmación resulta misteriosa y por cierto indi­ca un estado alterado de conciencia. Un factor significativo en este caso es que estos Juegos Olímpicos se realizaban a mu­cha altura. Dentro de las tradiciones orientales es muy cono­cido el hecho de que los lugares altos pueden ejercer un efecto directo en el sistema mente-cuerpo. Se cree que, en los luga­res altos, la calidad diferente del aire puede afectar las partes del cerebro que controlan la conciencia y especialmente la provisión de energía a los músculos. Desde hace largo tiempo, las diversas disciplinas del yoga conocen los efectos de los lugares muy altos.

Hace mucho tiempo que se prescriben ejer­cicios especiales de respiración destinados a cambiar el nivel de la conciencia, que deben ser practicados en sitios de retiro, a gran altura, en las montañas del Himalaya. Recientemente, la investigación también se concentró en las relaciones entre ambos hemisferios cerebrales y las in­fluencias que ejercen en el desempeño máximo. La teoría ac­tual sugiere que los individuos muy exitosos, especialmente los que son calificados como genios, tienen una habilidad ex­cepcional para integrar sus dos hemisferios cerebrales. Cuen­tan con un acceso inusualmente fácil al lado derecho del cere­bro, relacionado con la intuición, pero no sólo sueñan y fantasean: su genialidad consiste en que son capaces de in­cluir la corriente abrasadora del cerebro derecho en la activi­dad disciplinada, ordenada, lógica y racional del cerebro iz­quierdo. Albert Einstein es uno de los ejemplos más conoci­dos de los tiempos modernos. Aunque la forma final de sus teorías mantiene el rigor matemático, ellas se originan en sue­ños e imágenes: la teoría de la relatividad fue concebida un día de verano, mientras Einstein estaba acostado sobre la hier­ba, en la ladera de una montaña, y permitía que sus pensa­mientos fluyeran libremente. Leonardo da Vinci era otro de esos genios con un «cerebro equilibrado». Aplicaba su asom­brosa habilidad artística en la totalidad de las diferentes acti­vidades que desplegaba, pero siempre la combinaba con un pensamiento lógico riguroso. Esto dio por resultado un hecho incontrovertible: obras de arte de valor incalculable y dibujos técnicos de avanzada cuya originalidad se aprecia por com­pleto recién hoy, a partir del actual nivel de desarrollo tecno­lógico.




YerbaSana.cl - Terapias alternativas - Yoga
instructor de yoga formacion gaiasalud
Instructor de yoga integral técnicas ancestrales y verdades esenciales del yoga
instructor de yoga formacion
Rancagua
clases de yoga cursos
yoga saludo al sol, asanas meditacion, técnicas de respiración
tarot presencial y telefonico
Lecturas de tarot fotomancia
yoga para tratar la osteoporosis
Clases de yoga en rancagua
yoga a luka en rancagua clases yoga integral
Clases de purna yoga en rancagua
hacia la búsqueda de un chile más armónico y saludable
Mca festival 2013, los días 09, 10 y 11 de agosto en la estación mapocho
clases de yoga integral en rancagua
Curso de purna yoga en centro gaia
diabetes como bajar tu glucosa sin medicamentos
Bajar diabetico, dietas, comidas, curar pie diabetico

Ver todo el listado de Yoga



Su aviso ha sido visto 1903 veces

Sitios amigos SerAgro.cl JaJa.cl AviMetro.com Rie.cl Destacados