YerbaSana.cl
Sanate con hierbas, Salud Natural
Para Publicar haga click aqui | Categorías

/ Miércoles 17 de Octubre del año 2007 / 10:11 Horas.

Ajo propiedades caracteristicas Uso medicinal
Efectos curativos composicion cura de ajo...

Ajo - Tónico y regeneradorajo allium sativum

El papiro de Ebers, de unos 3.500 años de antigüedad, reseña casi 800 fórmulas médicas, 22 de las cuales citan al ajo como el ingrediente básico para aligerar el dolor de cabeza, acabar con los parásitos intestinales o tratar las mordeduras de insectos. Y algunos autores afirman que sin el ajo no se hubieran construido las pirámides, lo que considero exagerado, pero lo cierto es que el ajo era parte indispensable en la comida de sus constructores.

Una leyenda hindú cuenta que en sus orígenes el mundo bullía de dioses y demonios entremezclados. Todos buscaban con afán el más valioso de los tesoros, el néctar, que se escondía en las profundidades del océano. Muchas fueron las cosas que sacaron a la superficie dioses y demonios, hasta que uno de ellos logró encontrar el preciado néctar. A su vista se enzarzaron en una terrible lucha por beberlo, hasta que Visnú, el dios creador del Universo, vino a poner orden y distribuyó personalmente el néctar entre todos los dioses.

Astutamente, uno de los demonios se disfrazó de dios, y antes de que Visnú se diera cuenta recibió su cucharada de néctar. Sin embargo, descubierto en el acto, y antes de que pudiera tragar el néctar, lo decapitó de un tajo de su espada. El néctar cayó de su boca al suelo donde nació una planta, el ajo, dotada de las propiedades maravillosas del néctar. Así pues, el ajo resultó semejante al néctar, aunque no exacto, ya que había estado unos segundos en la boca de un demonio, lo que le confirió su olor y sabor característicos.

Actualmente se le sigue considerando en la India como uno de los elementos principales de la medicina tradicional ayurvédica, que lo define como un poderoso equilibrante e incrementador del poder metabólico del cuerpo, y un acrecentador del vigor corporal y sexual.

En China, ya figura en el Calendario de los Hsia, un libro que se supone escrito hace casi 4.000 años; y según la tradición, una vez que el emperador amarillo Hoang-Ti escalaba una montaña, salvó la vida de uno de sus cortesanos que había comido una planta venenosa gracias al ajo silvestre.

La medicina tibetana, tan antigua como su historia, nos informa de que «El ajo tiene un efecto terapéutico sobre la flema y el aire. Aumenta la fuerza de la sangre, aunque no tenga un efecto directo sobre ella; es bueno para la hipertensión y el insomnio».

La medicina siberiana, en la que se mezclan el racionalismo occidental y los secretos de los chamanes del Asia Central, atribuye al ajo un poder sedante sobre el sistema nervioso y lo utiliza hervido con leche para curar los espasmos y la angustia; y dice que en la hipertensión, un ajo hervido con leche hace maravillas si se asocia a una dieta apropiada. Y también hervido con leche hace milagros en la tosferina y los resfriados. Pero además, lo recomienda a las personas de edad en forma de curas bianuales de una maceración alcohólica.

En la Odisea, Homero dice que fue el dios Hermes quien dio a Ulises el ajo para protegerse de los encantamientos de Circe; quizás sea de aquí de donde proviene la idea moderna que lo convierte en la mejor arma contra los vampiros.

Los griegos le llamaban «la rosa fétida» y los atletas hacían verdaderas curas de ajo antes de practicar sus ejercicios atléticos, pero tenían prohibida la entrada al templo de Cibeles mientras no eliminaran su fétido olor.

Las legiones romanas consumían ajos regularmente, de los que sacaban fuerza, coraje y una notable resistencia ante las distintas fiebres que encontraban a su paso.

Y también Hipócrates, Galeno, Virgilio, Dioscórides y Plinio el Viejo, por citar sólo algunos autores clásicos, lo recomiendan como condimento y por sus propiedades tónicas, curativas y afrodisíacas.

Más cerca de nosotros, Nicolás Culpeper, médico inglés del siglo XVII nos dice: «El ajo está gobernado por Marte y fue considerado en la antigüedad como el tónico de los pobres y se pensaba que era capaz de curar todas las enfermedades y heridas. En las mujeres hace orinar y provoca las menstruaciones. Protege de la rabia y de las mordeduras venenosas; elimina las lombrices en los niños, elimina las flemas, purga la cabeza, elimina la letargia y trata las úlceras externas, los granos y las manchas de la piel, calma los dolores de cabeza... Es bueno también para el malde ictericia, vértigos, calambres, convulsiones, hemorroides y otros desórdenes fríos...».

Manjar de dioses, condimento plebeyo y curalotodo universal, el ajo puede tener amigos o enemigos, pero no deja a nadie indiferente y mantiene en la actualidad su tradicional carisma de planta medicinal y beneficiosa, con la única salvedad de que actualmente es el centro de atención y estudio de muchos investigadores en todo el mundo. Para hablar de él se organizan congresos científicos internacionales dedicados exclusivamente a exponer los nuevos conocimientos sobre las propiedades curativas del ajo. Cada vez se conocen mejor las sustancias que lo componen y cuál es su acción beneficiosa sobre el metabolismo humano. El olor, desagradable para muchos y que ninguna de has múltiples recetas populares logra eliminar, porque su principal componente, el disulfuro de alilo, no sólo se elimina por la orina sino también por la piel y los pulmones, por fin ha conseguido ser eliminado de los productos medicinales basados en el ajo.

Los resultados de estos estudios han sido lo suficiente prometedores como para dar origen al desarrollo de una verdadera industria del ajo. Por poner un ejemplo, una empresa alemana ha construido todo un laboratorio dedicado exclusivamente a la producción de preparados médicos a base de ajo, utilizando las técnicas más modernas para la fabricación, embalaje y comercialización de los millones de grageas de polvo de ajo con un contenido uniforme de principios activos y destinándolas tanto al consumo interno como a la exportación.

Nombre botánico

Es el Allium sativum, de la familia de las Liliáceas.

Sinónimos

All (catalán); Ail (francés); garlic (inglés); Knoblauch (alemán); aguo (italiano); Alho (portugués); soom (árabe), tchesnok (ruso); lasuna (sánscrito).

La planta

Es un bulbo redondeado compuesto de numerosos gajos, llamados dientes; sus hojas son radicales, largas, alternas, comprimidas y sin nervios aparentes. Del centro de las hojas surge el tallo, rojizo y casi hueco, que crece hasta una altura de un par de palmos y en cuyo extremo se desparraman las flores, contenidas en una espata membranosa que se abre longitudinalmente.

Cuando va a florecer, el tallo se encorva y las flores, blanquecinas o rojizas, se mezclan con diminutos y numerosos bulbitos en el ramillete floral. El fruto lo constituyen unas pequeñas semillas, negras y casi redondas.

Su cultivo requiere muy pocos cuidados; durante su período vegetativo es suficiente escardar dos o tres veces superficialmente la tierra para eliminar las hierbas que pudieran empobrecer su crecimiento, y en el mes de junio es conveniente tronchar la extremidad de los tallos para favorecer el desarrollo del bulbo. Hacia julio las hojas amarillean y se secan, siendo el momento de arrancarlos, dejarlos secar unos días y guardarlos.

Hábitat

Según ciertos indicios, lo más probable es que el ajo apareciera por primera vez en Djungaria, en las montañas asiáticas del Ala Tau, por donde desfilaron las hordas de Gengis Khan; sin embargo, mucho antes de las grandes invasiones de los mongoles, ya se había extendido su fama y su cultivo por todo el mundo, donde se cultiva en ingentes cantidades.

Principios activos

Puesto que existen más de doscientos compuestos químicos en el ajo, el primer paso consiste en determinar cuál de ellos es el responsable de sus efectos beneficiosos. La proporción en que se encuentran estos compuestos varía según se trate del ajo natural, del aceite de ajo o del ajo procesado en condiciones especiales y que da lugar al llamado envejecido. Este último es el que se utiliza como base de algunos productos utilizados con fines medicinales.

En la composición del ajo debe destacarse su aporte en carbohidratos, yodo, (94 miligramos por cada 100 gramos) y en vitaminas A, B y C. También contiene un aminoácido azufrado inodoro llamado aliina, químicamente relacionado con la cisteína, que por la acción de un fermento contenido en los propios ajos, la aliinasa, primero se convierte en aliicina y después enbisulfuro de alilo, que es la sustancia responsable de su penetrante olor.

Efectos

En el proceso de envejecimiento, la aliina y la alicina se transforman también en diversas sustancias (alilcisteína entre ellas), a las que se considera responsables de las propiedades beneficiosas del ajo debido, al parecer, a su marcado potencial antioxidante, o dicho en otras palabras, a su capacidad para eliminar algunas de las toxinas que nuestro propio organismo produce.

Es sabido que algunos de los metabolitos de la molécula de oxígeno llamados radicales libres son tóxicos, y que las llamadas sustancias antioxidantes (bien sean enzimas propios del organismo o productos exógenos como las vitaminas E y C, betacarotenos o los compuestos azufrados tales como la cisteína) ayudan a eliminar el exceso de radicales libres que se producen en nuestro organismo cuando se ve expuesto a tóxicos como el tabaco, los pesticidas, las radiaciones o algunos aditivos alimentarios.

Según estudios realizados en animales, estos radicales libres parecen jugar un papel importante en la aparición de ciertos tumores y se han asociado incluso con el proceso de envejecimiento celular.

Otros beneficios que se atribuyen a las sustancias integrantes del ajo consisten en la reducción del colesterol circulante (efecto que al parecer no es inmediato, sino que sólo se observa después de mantener una ingesta continuada a lo largo de varios meses) o la disminución de la agregabilidad de las plaquetas.

Así pues, los productos del ajo parecen tener un efecto beneficioso para reducir el riesgo de infartos, limpiar las toxinas del organismo y reducir el colesterol circulante. En este sentido, una investigación realizada por un equipo del Instituto de Tecnología de Illinois, ha sido recibida con optimismo.

El ajo es uno de los primeros componentes alimentarios «del que tenemos pruebas sólidas de que puede llevar a la prevención del cáncer» ha afirmado Michael Wargovich, que realiza estudios para el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

Uno de los principales atractivos de los componentes del ajo está en su aparente inocuidad. Esta característica permite albergar la esperanza de administrarlos a altas dosis con efectos secundarios despreciables.

Otro ensayo reciente realizado en Alemania ha revelado que, en pacientes que ingerían 800 mg. diarios de un preparado a base de extracto de ajos, a los cuatro meses se observaba un descenso en las cifras del colesterol y de triglicéridos del 12 y el 15% respectivamente. En otro estudio se comprobó que el ajo reducía significativamente la tensión arterial. Hay que demostrar ahora que este efecto sobre ambos factores de riesgo cardiovascular se acompañan de una reducción en la mortalidad por dicha causa.

El ajo crudo es bacteriostático y bacteriolítico. Tiene una importante actividad sobre el aparato circulatorio, pues regula los lípidos sanguíneos, depura la sangre y tiene acción anticoagulante. Y ya se sabe que la «sangre líquida» es símbolo de salud. El ajo también acostumbra a enmendar alergias y afecciones de carácter genitourinarias. Estimula y desinfecta el intestino y apacigua las encías inflamadas y sangrantes, pero también se le atribuyen propiedades beneficiosas para las infecciones, el asma, la artritis e incluso para la falta de apetito. En los últimos años, y en línea con una medicina natural en expansión que afirma que los ajos crudos, machacados y macerados en limón, despliegan todo su poder natural, comienza a entrar también en la industria sanitaria y se buscan las bases científicas de una sabiduría popular que liga el ajo con la salud.

Preparaciones

El ajo puede tomarse de todas las formas imaginables, ya que a sus propiedades curativas hay que añadir las que posee como condimento, lo que facilita tomarlo como desayuno en forma de unas tostadas con ajo y aceite, o como condimento a base del popular all-i-oli (ajiaceite) mezclado con infinidad de comidas. Lo importante es consumir dos o tres gajos diarios, en la forma que sea.

Tintura

De todas formas, la manera más práctica y que cada día se extiende más por la comodidad que representa para quienes se realisten a masticar el ajo, es la tintura alcohólica que se obtiene en la siguiente forma:

Se toman 50 gramos de dientes de ajo a los que se haya quitado la piel y, una vez machacados en un mortero, se les incorporan 250 cc. de alcohol y se guardan en un frasco durante ocho días, removiéndolo suavemente todos los días. Transcurridos éstos, se cuela con un lienzo, se exprime bien el residuo y se filtran los líquidos obtenidos.

Resulta un líquido de color ambarino e intenso olor a ajos que debe guardarse bien tapado y en lugar fresco.

La dosis normal es de veinte a treinta gotas disueltas en un poco de agua antes de las comidas. En caso de tomarse añadido a alguna tisana, debe cuidarse que sólo esté tibia.

Cura búlgara de ajo

Es una receta tónica que interesa particularmente a las personas de edad avanzada para regenerar las arterias, o por lo menos impedir el avance de la arteriosclerosis.

Se llenan las tres cuartas partes de una botella con ajo bien machacado y se termina de llenar con alcohol. Se deja macerar durante veinte días y se cuela con un lienzo.

Se inicia tomando el primer día una gota con un poco de agua o tisana antes de cenar; al segundo día se toman dos, y se aumenta una gota cada día hasta llegar a las 25 gotas, en cuyo momento se disminuye una gota diaria para finalizar la cura con sólo una gota. Esta cura debería realizarse cada invierno.

Cocimiento

El cocimiento de ajo preparado con leche y tomado caliente favorece la expectoración y expulsión de los esputos en el asma, la bronquitis e incluso en la tos ferina.

Para ello se prepara triturando un diente de ajo y haciéndolo hervir durante 15 minutos en medio litro de leche; se cuela y se endulza a gusto.

Uso externo

EI ajo bien machacado y puesto entre dos gasas y aplicado como una cataplasma ejerce una acción excitante y resolutiva sobre las úlceras, los tumores escrofulosos, los reumatismos y, además, desprende las verrugas, callos y formaciones córneas. Para ello la cura debe durar de dos a cinco días, y si es necesario se toma un pediluvio caliente y los callos se desprenden fácilmente.

Observaciones

El ajo no debe emplearse en los niños sin consejo facultativo, y tampoco debe administrarse a mujeres lactantes. También está contraindicado cuando se padecen enfermedades de la piel, y debe usarse con moderación en caso de que exista irritación del tubo digestivo.

Como curiosidad añadiré que el ajo es un veneno mortal para los topos, y que introduciendo un diente de ajo en el recto, se produce un estado febril transitorio, superchería ya clásica en los marrulleros que tienen necesidad de fingirse enfermos.



YerbaSana.cl - Plantas aromaticas - Ajo

Foro de Opinión: Ajo propiedades caracteristicas Uso medicinal

Página [3] 1..10 de 30 Opiniones
Quiero saber como comer el ajo y que uno no despidad tanto olor a este. gracias
J. Lemus :: jlemusinde.gob.gt
[19/6/2013] 17:56 Hrs.
se cura el cancer de matriz y seno. informacion a la pagina de nuestro correo
leonardo :: leonardocarrasca2868hotmail.com
http://facebook
[13/5/2011] 13:00 Hrs.
el ajo no es dañino para los que sufren del colon
leonardo :: leonardocarrasca2868hotmail.com
http:// facebook
[13/5/2011] 12:42 Hrs.
apenas inicie la cura del ajocon alcohol a ver que resultado me da
alicia :: halizhiahotmail.com
[19/4/2011] 23:51 Hrs.
Tengo 35 años lo he empezado a tomar por las patitas de ara en las piernas y me duelen orrores mis huesos; y a un mes y medio de tomarlo ya casi las arañitas no se notan lo seguire tomando es exelente alternativa para el organismo en general. despues mando futuros sintomas grasias.
Anabel Almanza Canales :: gusyanita10hotmail.com,mx
[14/9/2010] 21:25 Hrs.
la cura del ajo es muy interesante pero yo nesecito que tiene el ajo que cura la tos mandaME AMI CORREO LA RESPUESTA para el dia 25/08/10
lucia :: gatita307live.com
[25/8/2010] 17:08 Hrs.
Tengo un niño de un año ocho meses, sera bueno para la tos y flemas?????
karen :: kmorales23gmail.com
[22/7/2010] 12:20 Hrs.
EL AJO ES MARAVILLOSO,CURATIVO Y DEPURADOR DE LA SANGRE.........COMELO ,PERO CON CUIDADO.BYE BYE
YIYI
[29/6/2010] 1:33 Hrs.
Hola a todos: Tanto mi madre en su momento como mi esposa después, han sido muy dadas al uso del ajo en las comidas. Afortunadamente en toda nuestra vida no hemos tenido el problema de su olor y aquí estamos con 71 y 75 años sin enfermedades ¿será por el ajo? Antonio y Vicent. El artículo de Champion league
Antonio :: antmocuadrado
[18/5/2010] 13:14 Hrs.
un saludo pal pipo ok y kiero saber las propiedades del ajo marikon
xon :: wln_13_1992hotmail.com
[17/5/2010] 15:25 Hrs.
03
02 01
ajo como remedio casero para hipertensos resfrios composicion
Allium sativum para reducir la presión arterial efectos
ajo allium sativum remedio casero para bronquitis
Preparacion de infusion propiedades uso descripcion
ajo sativum propiedades de esta verdura
El ajo crudo sirve contra el reumatismo
te de ajo para los resfrios propiedades del allium sativum
El ajo mata todo
propiedades del ajo familia liliaceas
Allium satibum Origen del ajo Beneficios medicinales
el ajo y sus propiedades medicinales
El jugo del ajo combate la bronquitis y el asma

Ver todo el listado de Ajo



Su aviso ha sido visto 197044 veces

Sitios amigos SerAgro.cl JaJa.cl AviMetro.com Rie.cl Destacados